El fin de la "clase ociosa": los ricos de hoy sí trabajan PDF Imprimir E-mail
Escrito por Robert Frank, WSJ   
Martes, 07 de Diciembre de 2010 01:19

La idea de la "clase ociosa" ha estado desapareciendo durante décadas. El auge de riqueza de los últimos 20 años ha estado protagonizado más por ricos que trabajan —emprendedores y ejecutivos— que por capitalistas pasivos que se ganan la vida con sus inversiones y se dedican a navegar o jugar al golf.

Sin embargo, nuevos datos muestran que el cambio has sido más rápido de lo que se creía. Un estudio divulgado el martes en Canadá muestra que el 1% que más gana obtiene más de dos terceras partes de sus ingresos totales de sus salarios. Esta conclusión representa un marcado repunte frente a los años 50 y 60, cuando menos de la mitad (45%) de los ingresos totales procedían del trabajo.

"Lo que está haciendo cambiar la tendencia es cómo se valora el trabajo de quienes están arriba. No son ganancias de capital, no son cuantos activos tiene, realmente es una cuestión de ganancias y cómo se recompensa el trabajo de los jefes, los famosos, los artistas, los atletas", dijo Armine Yalnizyan, economista jefe del Canadian Center for Policy Alternatives, al diario Vancouver Sun.

Estados Unidos ha experimentado un aumento similar. Según estudios sobre ingresos realizados por Emmanuel Saez, del Departamento de Economía de la Universidad de California, los salarios representaban 56% de los ingresos del 1% que más ganó en 2008, frente a 40% en 1960. El resto procedía de dividendos, intereses y alquileres recibidos. Saez también encontró que la propiedad de un negocio tan sólo representaba una tercera parte de las ocupaciónes entre el 1% más adinerado.

Saez añade: "la evidencia sugiere que los que obtienen mayores ingresos en la actualidad no 'viven de la renta' que obtienen sus ingresos de patrimonios heredados sino 'los ricos trabajadores', empleados con elevados salarios o nuevos emprendedores que aún no han acumulado fortunas comparables con las acumuladas durante la Edad Dorada (el período entre la Guerra Civil de EE.UU. y la Primera Guerra Mundial)".

El hecho de que los crecientes salarios entre los principales ejecutivos hayan ayudado a los ricos, y exacerbado la desigualdad, no es noticia. Los ataques a las bonificaciones en Wall Street y a los salarios de los presidentes ejecutivos de compañías forman parte de la dieta diaria de los medios de comunicación. Otro debate es si estos salarios están de hecho justificados o no.

Pero el considerable ascenso de los ricos asalariados muestra cuánto ha cambiado la clase alta en las últimas décadas. Throstein Veblen, en su famosa "Teoría de la Clase Ociosa", publicada a finales del siglo XIX, escribió que "el trabajo manual, la industria, todo lo que está relacionado directamente con el trabajo diario de ganarse la vida, es la ocupación exclusiva de la clase inferior".

Hoy en día, incluso la clase ociosa —o lo que queda de ella—quiere ser vista como productiva.

Un pregunta para los lectores: ¿Porqué cree que los salarios han reemplazado al capital como la fuerte de los altos ingresos?