Los del Astillero se repartieron los puntos y se mantienen en el fondo. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 21 de Junio de 2008 16:40

ClásicoEl  clásico del Astillero se tornó dramático en los últimos 15  minutos, con acciones  peligrosas en ambas porterías.  Pero ni Emelec ni Barcelona encontraron la fórmula para anotar, anoche en el estadio Capwell.

En un partido intermitente, que tuvo un ritmo animado  en la segunda etapa, los equipos del Astillero  mostraron   las limitaciones que los aquejan desde el arranque de  la temporada.

Los azules  volvieron  a mostrarse poco efectivos en la definición y los amarillos evidenciaron la falta  de  un volante ofensivo.

Barcelona, aunque se mostró más entusiasta, se excedió en los centros largos y Emelec insistió en el ataque por las bandas. Con el empate, los azules siguen de colistas y los toreros, décimos.

La primera etapa fue de juego friccionado en la media cancha y si bien  tuvo  dominio alternado, este terminó a favor de Barcelona. Los toreros se adueñaron del balón los últimos 20 minutos y llegaron con peligro en dos ocasiones, con el volante Mike Rodríguez.

El mediocampista canario estuvo cerca de abrir la cuenta a los minutos 28 y 32. En la primera ocasión, Rodríguez  le dio mala dirección a su  cabezazo y en la otra, su remate dentro del área fue bloqueado por Elizaga. El balón posteriormente impactó en el horizontal de la portería azul.

Los toreros, que plantaron un 4-4-1-1, carecieron  de  creación en  su línea de volantes y en la reiteración de los pases largos tuvieron  sus mayores problemas.

Además, nuevamente, el delantero Pablo Palacios volvió a lucir solitario  en el frente de ataque.

Emelec, con un 4-4-2,  se arrimó con mediano peligro durante los primeros 20 minutos. El zurdo volante argentino Facundo Coria, quien se escabulló,  tuvo también dos oportunidades de gol, aunque fueron menos claras.

Los  azules apostaron además por los ataques por la bandas, especialmente por la derecha, donde  Carlos Quiñónez no tuvo problemas para pasar  a Óscar Bagüí. Los errores en las entregas en ambos lados matizaron la etapa.

En el segundo tiempo, el juego se mostró más fluido y rápido. Los equipos mantuvieron sus esquemas iniciales, pero sus DT refrescaron ofensivamente las  líneas.

Floro reemplazó a un poco productivo Julio Angulo con Wilson Folleco, para que hiciera de volante por derecha. Juan Anangonó suplantó a Rodríguez.
 
Perrone apostó por el ingreso del volante paraguayo Fabio Ramos y del delantero argentino Franco Mendoza, quien sustituyó a un errático Jorge Torales. Pero tampoco fueron la solución.