JimThorpe: El "Sendero Brillante" que deslumbró en los JJOO de Estocolmo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Alberto Sánchez   
Martes, 05 de Mayo de 2009 22:07

Deportista norteamericano, de origen indio, fue considerado el "atleta del siglo" pero sufrió una injusta humillación al retirársele sus medallas, para ser rehabilitado tres décadas después de su fallecimiento.

Destacó en todas las disciplinas en que participó, entre ellas el atletismo, el béisbol y el fútbol americano.

Jim Thorpe nació en una reservación india en Oklahoma, Estados Unidos. No hay datos precisos del lugar, pero generalmente se acepta que fue cerca de la población de Prague en 1888. En realidad era mestizo, pues su padre era hijo de un irlandés y una india, y su madre, hija de francés e india. Pertenecía a la tribu de Sac y Fox, afirmando algunos de sus biógrafos que era nieto del famoso jefe "Águila Negra". Su figura corpulenta y con rasgos muy definidos de la raza indígena norteamericana, fue muy popular a pesar de que vivió en una época de intolerancia racial.

Fue la gran figura de los Juegos Olímpicos de 1912 en Estocolmo, pero un año después acusado de haber practicado deporte profesional, se le retiraron sus medallas. De carácter amigable aunque introvertido y hasta ingenuo, nunca guardó resentimiento por las injusticias que sufrió, pero siempre alegó que era inocente de las acusaciones que recibió. A pesar de haber tenido regulares ingresos, fue una de las víctimas de la Gran Depresión de los años 30, pasando sus últimos años en la pobreza y alcoholizado. Murió en 1953 sin ser alcanzar a ver su rehabilitación, que llegaría tres décadas más tarde.

EL SENDERO BRILLANTE

Por la ascendencia franco irlandesa de sus padres Thorpe nació como católico, conservando esta fe religiosa hasta su muerte. Sus nombres cristianos fueron Jacobus Franciscus, pero se lo conoció como "Jim". En la tribu se lo llamó Wa-Tho-Huk, cuya traducción es "Sendero Brillante".

Jim pasó momentos difíciles en su niñez por la muerte primero de su madre, después de su hermano gemelo Charlie y posteriormente su padre. Por ello en su niñez y adolescencia tuvo problemas para proseguir estudios regularmente. Sin embargo decidió inscribirse en la Escuela Industrial India de Carlisle, Pennsylvania, un controvertido centro de estudios para indios americanos. En Carlisle, un centro de rígida disciplina militar, se buscaba adaptar a los nativos americanos a la "civilización" del hombre de raza blanca.

Si bien en estos centros se daban facilidades a los deportistas, Jim Thorpe no tenía el dinero suficiente para pagarse sus estudios. Por ello, al igual que muchos estudiantes de la época, buscó ganarse unos dólares jugando en equipos profesionales de fútbol y béisbol. Pero mientras la mayoría jugaba con nombres supuestos para poder optar a becas, Thorpe se inscribió con su nombre y en 1909 jugó béisbol por una paga de 25 dólares. Cabe indicar que en aquella época no existía un reglamento sobre la condición de amateur de un atleta.

LOS TRIUNFOS EN ESTOCOLMO

Thorpe fue escogido para integrar el equipo norteamericano de atletismo para los Juegos Olímpicos de Estocolmo en 1912. En la capital sueca logró las medallas de oro en el pentatlón y en el decatlón, siendo además finalista en salto largo, salto alto y lanzamiento de jabalina. Fue el "rey" de los Juegos y mereció el reconocimiento de otro monarca: el rey Gustavo V de Suecia que le entregó una medalla y le dijo: "Usted es el mejor deportista del mundo".

También en ese año 1912 se registra otra anécdota con un personaje mundial. En una competencia interuniversitaria Carlisle enfrentó al de la Escuela Militar de los Estados Unidos, donde jugaba Dwight Eisenhower, quien se lesionó al tratar de bloquear un avance del fornido Thorpe. Años más tarde, cuando Eisenhower fue elegido Presidente, recordaría el hecho y elogió la grandeza deportiva de Jim.

LEYENDA NEGRA TRAS UNA INJUSTICIA

No todos querían al gran campeón. Eran años de gran intolerancia racial. Y encontraron el pretexto para arrebatarle sus campeonatos. En 1913 la Unión Atlética Amateur (UAA) de Estados Unidos aumentó la rigidez reglas para calificar a los deportistas aficionados, únicos autorizados a competir en los Juegos Olímpicos; entre ellas se consideraba profesionales a los profesores de educación física de escuelas y colegios. Y en base a la denuncia de Roy Johnson, oscuro periodista del diario Telegram, modesto rotativo de Worcester, Massachussets, quien reprodujo la fotografía de Thorpe en un equipo de béisbol profesional, se le abrió un expediente. Las reglas olímpicas de entonces establecían que cualquier reclamo sobre una competencia no podría ser tramitado si habían pasado 90 días de su realización, plazo excedido cuando empezó la indagación sobre el atleta indio. Thorpe con sinceridad admitió que había jugado en 1909 por una paga de 25 dólares mensuales, dinero que le había servido para costear sus estudios, añadiendo que desconocía que esto lo convertía en profesional, lo cual era cierto pues las reglas no lo determinaban así en esos momentos.

Curiosamente el más interesado en castigarlo era el secretario de la UAA, James Sullivan. Sobre el influía Avery Brundage, atleta que había quedado sexto en el pentatlón y décimo sexto en el decatlón, quien al paso de los años sería Presidente de la UAA, del Comité Olímpico de Estados Unidos y del Comité Olímpico Internacional (CIO) y quien tenazmente se opuso a aceptar los pedidos de rehabilitación de Jim Thorpe. Hay serios indicios de que Brundage intervino tras bastidores en esta sanción, un verdadero capítulo negro de la historia olímpica. La sanción fue drástica: debía devolver las medallas y fueron declarados campeones el sueco Weislander y el noruego Bie, segundos en las respectivas pruebas de pentatlón y decatlón, quienes sin embargo se negaron a aceptar estos títulos de papel.

LARGA LUCHA POR LA REHABILITACIÓN

Obligado a dejar el atletismo amateur, Thorpe se dedicó a la práctica profesional de fútbol, básquet y béisbol. En las Ligas mayores jugó entre otros equipos en los Gigantes de Nueva York, los Bravos de Boston y los Rojos de Cincinatti. En el fútbol americano fue jugador de los principales equipos y como dirigente fue presidente fundador de la Asociación Americana de Fútbol Profesional, que después se convertiría en la National Football League (NFL), la más importante organización de este deporte.

El público siempre respaldó a Jim. Las multitudes lo aplaudían en los estadios. En las calles le pedían autógrafos. Pero él arrastraba una frustración, pues añoraba las medallas que le fueron arrebatadas. No desperdiciaba ocasión alguna para reclamar justicia y su causa fue respaldada por muchas instituciones. Pero ni la UAA ni el COI, daban paso a los pedidos.

En 1953 una encuesta de la Associated Press lo eligió el "atleta del siglo". Eisenhower su rival en el fútbol americano lo puso como ejemplo deportivo. Pero mientras Brundage tuvo poder, no hubo rehabilitación para Thorpe quien murió en 1953, arruinado económicamente y con la tristeza de no alcanzar la rehbilitación.

Una película protagonizada por Burt Lancaster pretendió hacerle justicia, poniendo en consideración su drama. Un pueblo de Pennsylvania, denominado Mauch Chunk, pidió autorización a su familia para cambiar su nombre por el de Jim Thorpe, allí se erigió su mausoleo y una estatua del atleta indio constituye el principal monumento lugareño.

Cuando cesó Brundage en 1972 en su cargo de presidente del COI, se superó el principal obstáculo para la rehabilitación de Thorpe. Primero fue la UAA la que le levantó la sanción, después el Comité Olímpico Norteamericano, finalmente en 1982 el COI le devolvió sus títulos, recibiendo sus hijas las medallas en los juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984. Sin duda tarde, pero al fin se impuso la justicia, como debe ser siempre.