Reapareció Cavallo: habla de Grecia, del corralito, del dólar y de Cristina‏ PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 05 de Noviembre de 2011 14:33

Fue uno de los hombres más poderosos de la Argentina. Su voz era casi una ley para la economía argentina. El que se adjudicó el final de la hiperinflación y de generar la arquitectura económica que sostuvo el proyecto político de Carlos Menem. El hombre que reapareció como "salvador" de un gobierno, como el de Fernando De la Rúa, que en 2001 languidecía sin remedio. Si bien tuvo varias apariciones públicas después de su fallida última experiencia, s u reportaje con el diario O Globo, de Brasil , tiene una significación especial.

Faltan apenas días para que se cumplan 10 años, una década, de la catástrofe económica y política en la que se sumergió la Argentina en diciembre de 2001. La voz de Domingo Felipe Cavallo tiene un sentido de la oportunidad diferente y más cuando en la extensa entrevista, aborda desde la crisis griega, el euro, la política económica argentina, los controles al dólar y hasta la relación que mantuvo con Néstor Kirchner y califica a su esposa Cristina Fernández.

Fiel a su estilo, Cavallo no se arrepiente de nada de lo que hizo. Sólo anota con un "apenas", lo que no hizo: la reestructuración de la deuda que, con un default, se terminó haciendo a la fuerza, en 2005.

"¿Se arrepiente de algo?", le pregunta O Globo, a lo que el ex ministro responde: "Haria apenas una cosa diferente. La reestructuración ordenada de la deuda, a fin de reducir las tasas de interés, que se lanzó en noviembre, que debería haber lanzado en septiembre".

Antes, el ex ministro consideró que Grecia debería hacer un estricto ajuste fiscal para evitar la salida del euro y una megadevaluación, aunque advirtió que la moneda europea se encuentra en un nivel elevado, frente a otras monedas, como el dólar.

Sobre las cuestiones de la economía local, Cavallo cuestionó las "mentiras" del Indec y la política económica que aplica el gobierno de Cristina Kirchner, que favorecerían tanto los aumentos de precios, como la fuga de capitales, aunque puso un margen de duda sobre la designación del nuevo equipo que estará, después del 10 de diciembre a cargo del Palacio de Hacienda.

Lo cierto es que, sobre su gestión como ministro de la Alianza, defendió todas sus medidas, incluso el corralito, ya que, bajo su criterio "no había otra salida", aunque reconoció que esa decisión le dio la excusa a los que llamó "maníacos de la devaluación".

De todos modos, Cavallo no dudó en afirmar: "No me arrepiento de haber ingresado en el gobierno de Fernando de la Rúa", tras lo cual habló sobre su relación con Kirchner, a la que definió como "muy buena". Igual, afirmó que su gobernación estuvo favorecida por la convertibilidad y que tuvo "mucha suerte" por la "prosperidad internacional" que existió mientras fue presidente. También resaltó que Cristina, "su esposa también fue muy afortunada".