Portugal anuncia fuertes medidas de austeridad PDF Imprimir E-mail
Escrito por PATRICIA KOWSMANN   
Martes, 18 de Octubre de 2011 00:00

LISBOA--El gobierno portugués anunció el lunes unas agresivas medidas de austeridad para controlar su déficit en los dos próximos años, al tiempo que trata de convencer a sus rivales europeos de que tiene la voluntad política de cumplir las promesas que hizo cuando consiguió un rescate financiero y evitó seguir el camino de Grecia.

 

Las medidas anunciadas el lunes incluyen propuestas poco populares como subidas adicionales de impuestos y la eliminación de bonificaciones equivalentes a dos meses de salarios, en 2012 y 2013, para los funcionarios públicos y jubilados que supondrían más de 1.000 de euros al mes. Además, ofrece a las compañías privadas la posibilidad de implementar un aumento de la jornada laboral de 30 minutos diarios sin un aumento salarial.

El ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, dijo que "medidos en relación al déficit que habría resultado al continuar las políticas actuales", la subida de impuestos y el recorte de gastos del nuevo presupuesto reducirían el déficit del gobierno en seis puntos porcentuales del Producto Interno Bruto de lo que podría haber sido, incluso a pesar de que el gobierno espera que la recesión del país dure hasta finales de 2012.

Estas propuestas siguen a los recortes de gastos de salud y educación, a fuertes subidas de los precios del transporte público, a importantes alzas del impuesto de los carburantes y a incrementos temporales del impuesto sobre la renta en 2011, todos ellos anunciados este año para cumplir el objetivo de déficit.

Horas antes de presentar el presupuesto de 2012 ante el Parlamento, los sindicatos portugueses hicieron un llamamiento a una huelga general, la primera desde noviembre del año pasado. "Estamos afrontando medidas que, además de ser injustas, comprometen el desarrollo de nuestro país", dijo Manuel Carvalho da Silva, líder del principal sindicato de Portugal, CGTP. "Sólo empeoran la crisis, causan más recesión y desempleo", añadió.

Gaspar se mostró confiado en que la opinión pública será favorable al gobierno y sus medidas de austeridad.

"Una de las ventajas de tener una crisis muy clara es que los ciudadanos la perciben como una emergencia nacional. Todo el mundo sabe que tiene que contribuir para que el ajuste tenga éxito", dijo en una entrevista.

Portugal, país con cerca de un millón de habitantes, espera que este plan de austeridad genere credibilidad en lo que Gaspar denominó "una transformación estructural" de la economía, esto supone cambios en el mercado laboral y en las normativas del sistema judicial, así como un ambiciosos esfuerzo de privatización que llevará a un futuro crecimiento económico.

Según el rescate de 78.000 millones de euros acordado con la UE y el Fondo Monetario Internacional, Portugal debe bajar su déficit a 5,9% del Producto Interno Bruto este año, a 4,5% en 2012 y a 3% en 2013.

Gaspar dijo que espera que la cumbre europea del día 23 resulte en "un paquete integral que contribuirá firmemente a abordar la crisis".

Añadió que con el nuevo paquete de austeridad el país está en camino de cumplir todos sus objetivos de déficit, para añadir que tras dos años de contracción, la economía debería volver a crecer en 2013, una vez que las cuentas estén controladas y las medidas de austeridad se hayan implementado.

Algunos economistas se han mostrado escépticos y advierten de que la demanda interna caerá fuertemente por el plan de austeridad, lo que agravará la recesión del país. "Por supuesto que la austeridad tendrá un impacto en las perspectivas de crecimiento", dijo João Cantiga Esteves, economista de la Universidad Técnica de Lisboa. "Pero es imposible crecer antes de controlar el déficit. Es un plan por pasos".